¡clara, clara!





De la tierra, de su espina, del aire 
y del sol está despojada... árida.
Como horas comienzan el desaire,
rien...La llaman desagradecida.

Dicen...Deja pasar tiempo al olvido,
que el olvido no es más que un pasatiempo.
¡Y que pasatiempo esperar la muerte,
estar hilada a su maldita suerte!.


Del alma y sentirse muy vacía, 
entonces todo hombre y desprecia,
sus ambos ojos si miras y llora.

Dime...  Te diré de que carecía,
de todo, sin ser agua clara ¡clara!
de todo, sin ser agua clara ¡clara!.

Comentarios

Entradas populares